Aprendizaje activo desde materiales del entorno.

Es absolutamente necesario que el niño y la niña se sientan atraídos hacia el aprendizaje realizando una exploración autónoma sobre una realidad física y manipulativa: introducir macarrones en una botella, realizar garabatos con caramelo líquido, pintar, encajar, manipular, probar, investigar, amasar, interactuar con luces y sombras, con sonidos…

Cualquier elemento de nuestro día a día sirve para trabajar con nuestros pequeños su estimulación multisensorial y desarrollo.